Investigación CEPPE-CIAE detecta menores resultados académicos en establecimientos que agrupan a sus estudiantes por habilidad

portada

Seminario dio a conocer los resultados de una investigación FONDECYT que concluyó que el agrupamiento por habilidad es una estrategia común durante la enseñanza media y que los colegios que lo usan pierden, en promedio, 4,5 puntos Simce.

En Chile, los colegios suelen agrupar a sus alumnos según su rendimiento académico en distintos cursos. Pero, ¿cuál es el impacto de esta medida? ¿Contribuye a que los alumnos rindan mejor académicamente? ¿Cómo organizarán sus cursos los establecimientos tras la implementación de la reforma que les prohíbe seleccionar estudiantes?

Estas fueron algunas de las interrogantes que abordó el seminario “Los desafíos de la reforma escolar: gestión de la diversidad en la escuela”, que fue organizado por el Centro de Investigación Avanzada en Educación de la U. de Chile (CIAE) y del Centro de Estudios de Políticas y Prácticas en Educación de la U. Católica (CEPPE), el pasado 27 de abril.

En el seminario expusieron la profesora Anna Katyn Chmielewski, del Ontario Institute for Studies in Education (OISE) de la Universidad de Toronto, y los investigadores locales Ernesto Treviño (CEPPE-UC) y Juan Pablo Valenzuela (CIAE U. Chile), quienes presentaron avances de su investigación Fondecyt “Manejo de la Diversidad Académica en las Escuelas Chilenas: Diagnóstico, Experiencias y Desafíos a partir de la reforma”.

sem1

Durante la inauguración, los organizadores explicaron que ésta es una temática nueva, ya que la investigación en Chile se ha enfocado mayormente en la segregación del sistema escolar entre escuelas, pero los cambios que se están llevando a cabo, a partir de la eliminación de la selección y del copago, hacen necesario poner el foco también en la diversidad de estudiantes dentro de las escuelas.

Los expositores

Gonzalo Muñoz, jefe de la División de Educación General del MINEDUC, sostuvo que el gobierno busca transformar el espacio educativo en un lugar de encuentro con el otro. “Nuestro sistema educativo se ve desafiado por esa diversidad, que incluye la interculturalidad, la religión, el nivel socioeconómico, las minorías sexuales, el territorio, el género, la ideología y las necesidades educativas (…) La escuela no puede ser de calidad si no se preocupa de la inclusión” aseveró.

sem2

La charla magistral estuvo a cargo de Katyn Chmielewski, del Ontario Institute for Studies in Education (OISE) de la Universidad de Toronto, quien explicó que su investigación busca determinar si “estamos sustituyendo un modelo desigual explícitamente (de segregación entre escuelas) por otro modelo desigual implícitamente”, que es el del agrupamiento de los niños al interior de las escuelas.

La académica recordó que en la mayoría de los países europeos la selección sucede tardíamente en la etapa secundaria, pero que en primaria los cursos se mantienen heterogéneos y compuestos por alumnos de distinto rendimiento académico. “Chile, en cambio, posee altas tasas de segregación en la escuela, con un modelo de separación por habilidades que empieza tempranamente. Este país pertenece al grupo de países que tiene mayor agrupamiento interno”, explicó la investigadora.

sem3

Agregó que “se ha observado que las escuelas que parten de manera más heterogénea, sin hacer selección, son las que tienen mejores resultados académicos como grupo”.

Investigación Fondecyt

Los investigadores Ernesto Treviño, del CEPPE de la UC, y Juan Pablo Valenzuela, del CIAE de la U. Chile, presentaron los resultados de su investigación que determinó cómo incide en el rendimiento la práctica de agrupar alumnos al interior de los colegios por criterios de habilidad académica y por vulnerabilidad socioeconómica. “Con esta práctica del agrupamiento o selección al interior de los establecimientos, los colegios pierden, en promedio, 4,5 puntos Simce”, explicaron los académicos. Agregaron que “los estudiantes que se ubican en el centro de la curva de distribución por habilidades pierden cerca de 6 puntos en las pruebas SIMCE. También pierden los grupos más desaventajados socioeconómicamente”.

Treviño y Valenzuela advirtieron que esta práctica afecta a los colegios de gran tamaño, municipales y subvencionados con fines de lucro.

El estudio también ha incluido entrevistas personales con directores de escuela, buscando, entre otros, buenas prácticas al interior de los establecimientos y concluyendo que las recientes reformas en la institucionalidad del sistema escolar podrían afectar a colegios municipales y subvencionados. “Si hay un tema de competencia por Simce y PSU, la presión enorme que existe sobre los colegios hace que ellos se pregunten por qué van a perder todos, por qué no van a ir a una buena universidad aquellos que podrían hacerlo, pese a que puedan volver irreversible el hándicap que traen algunos”, dijo Juan Pablo Valenzuela.

sem4

Los investigadores agregaron que la política de prolongar la enseñanza media a seis años, dejando la básica en otros seis -que partiría en 2017-, podría potenciar el efecto de estas prácticas, porque el agrupamiento por habilidades, que se profundiza en enseñanza media, podría adelantarse.

Posteriormente, Alejandro Carrasco, director de CEPPE-UC y Cristián Bellei, investigador del CIAE de la U. de Chile, comentaron la investigación.

El director de CEPPE valoró que el estudio complejice la idea de segregación y amplíe el concepto de diversidad, desde el “rendimiento” a otros atributos como la etnia o el género, y coincidió en criticar la práctica de la clasificación de estudiantes al interior del aula.

-Un aula heterogénea desafía a todos los actores educacionales, profesores y directores incluidos, pero especialmente a las políticas de formación inicial y continua de las facultades de educación–declaró.

sem5

Cristián Bellei, por su parte, explicó que Chile tiene un sistema de canales segregados institucionalizado, del cual se ha hablado muy poco: las modalidades científico-humanista y técnico-profesional, que conllevan un patrón de segregación social muy fuerte. Respecto del agrupamiento al interior de las escuelas, explicó que “la teoría detrás está muy establecida entre los pedagogos: la idea de que los niños pueden tener distintas necesidades de apoyo distintas y de una pedagogía especializada”, explicó Bellei. Sin embargo, añadió que en educación el implementar estas prácticas no es neutro, sino que pueden generar daño. “No funcionan porque hay una interpretación sociocultural que afecta al niño y a su familia, hay presiones institucionales y también porque hay interpretación del profesor que va más allá del agrupamiento”, dijo.

Algunos resultados

Entre sus hallazgos, el estudio encontró que el 41% de los colegios en enseñanza media agrupa en forma desigual a los estudiantes de bajas calificaciones (promedio inferior a 5) y el 34% lo hace con alumnos de alto rendimiento (promedio superior a 6,1). Además, el 26,8% de los establecimientos distribuye en forma desigual entre sus cursos a los alumnos con una historia de repitencia.

sem6

La investigación observó que estas prácticas de segregación interna tienen impacto en el rendimiento, sobre todo en los alumnos más desaventajados. Así, las escuelas que segregan académicamente obtienen puntuaciones significativamente menores que aquellas que no segregan, de alrededor de un 9% de la desviación estándar de puntaje SIMCE, lo que equivale a cerca de 5 puntos en este test.

sem7

Además, los resultados sugieren que los más perjudicados son los estudiantes de niveles medios y medio-bajo en cuanto a rendimiento académico y nivel socioeconómico. De hecho, la investigación encontró que las escuelas que agrupan estudiantes tienen mayores tasas de repetición. Lo mismo se halló respecto del abandono escolar, pues las escuelas que agrupan también muestran una mayor índice de abandono. Esto se produce porque “los mecanismos de manejo de la heterogeneidad son excluyentes de los estudiantes más desaventajados”, según Ernesto Treviño.

Texto: Comunicaciones CEPPE-CIAE