Alfabetización Digital en Chile ¿en qué estamos?

Una nueva publicación CEPPE UC, en base a estudio realizado para la Agencia de la Calidad de la Educación, entrega lineamientos respecto de los diagnósticos y desafíos actuales de los colegios a la hora formar a las estudiantes en habilidades digitales. En tiempos de pandemia, estos recursos son fundamentales.

capturaEn 2019 Chile participó de prueba internacional ICILS que evidenció que las competencias computacionales y de manejo de información de los estudiantes chilenos están significativamente bajo el promedio internacional. Además, comprobó que los jóvenes que obtienen menor puntaje son aquellos que tienen menos acceso a tecnología y que provienen de sectores socioeconómicos más bajos.

El nuevo documento de la serie Policy Brief de CEPPE UC, “Desafíos para la Alfabetización Digital en escuelas chilenas: un diagnóstico desde la perspectiva de directivos y docentes” aborda estas materias a partir de un análisis del informe final del “Estudio cualitativo sobre alfabetización digital” realizado para la Agencia de Calidad de la Educación a fines del 2019.

Si bien en los 90’ el desafío era enseñar el funcionamiento y uso de dispositivos digitales, e incorporar su uso en el aula, hoy esta visión resulta insuficiente. Una sociedad de la información como la actual exige, sobre todo, desarrollar habilidades de búsqueda, evaluación crítica y síntesis de información, versatilidad en el uso de plataformas, y buenas prácticas de seguridad, cooperación, convivencia y ciudadanía virtual.

El estudio, llevado a cabo en la Región Metropolitana, reportó que las habilidades digitales anteriormente mencionadas, son cruciales para desarrollar la autonomía, la gestión de información y el pensamiento crítico, es decir, forman parte del desarrollo integral de los estudiantes.

Lo anterior ha quedado de manifiesto en las circunstancias actuales, donde dada la situación de confinamiento dinámico que viven comunas y regiones de Chile, la educación en un ambiente digital es uno de los caminos más efectivos que tiene las comunidades escolares para poder llegar con el proceso de enseñanza a todos sus estudiantes.

Dentro de los hallazgos más relevantes, la investigación mostró que, si bien existe una familiaridad y uso intuitivo de herramientas por parte de los alumnos (principalmente celulares), los docentes constatan la carencia de habilidades críticas por parte de los estudiantes para trabajar en ambientes digitales.

Esta falta de destrezas se condice con los resultados entregados recientemente por la encuesta Docencia durante la crisis sanitaria: La mirada de los docentes, llevado a cabo por el Instituto de Informática de la Universidad de la Frontera, SUMMA y OPED de la Facultad de Educación UC, entre otros, y que señala que el 75% de los profesores piensa que los niños no tienen habilidades para usar aplicaciones de trabajo a distancia.

Como señala el estudio de CEPPE UC, existe a su vez una heterogeneidad de dominio en habilidades digitales la dentro de los cuerpos docentes, ya sea por su antigüedad en el establecimiento, la cultura de innovación de la escuela o las oportunidades de capacitación. Asimismo, el documento consigna la idea que los docentes jóvenes poseen mayor conocimiento en tecnologías, no solo por la mayor familiaridad con ella, sino que también porque dentro de la formación inicial docente se han incluido modificaciones curriculares que contemplan el uso de Tecnologías de la Información y Comunicaciones, TICs. Sin embargo y como señala la encuesta Docencia durante la crisis sanitaria, menos de la mitad de los docentes (42%) ha recibido acompañamiento pedagógico para planificar clases a distancia y solo un tercio (32%) ha recibido acompañamiento técnico para el uso de recursos digitales

En esa línea, el rol del Encargado TIC en cada establecimiento educativo es fundamental. Pese a ello, su inserción organizacional y tareas varían dependiendo del establecimiento. Según detalló el estudio de CEPPE UC, en la mayoría de los colegios, el Encargado TIC está aislado y cumple un rol asociado al soporte técnico, y su perfil no siempre está asociado a actividades pedagógicas y docentes, o de relación con las demás asignaturas.

Junto con ello, en gran parte de los establecimientos, la incorporación de las TICs y el desarrollo de habilidades digitales queda ligada a la iniciativa de cada docente, sin lineamientos a nivel institucional que se vean reflejados en su práctica pedagógica. Aun en los casos donde esto es promovido desde las Unidades Técnico-Pedagógicas, su sentido tendría que ver más bien con agilizar y dinamizar ciertas actividades.

Finalmente, resultados obtenidos por el estudio representan un primer paso para indagar en la manera que las escuelas están enfrentando el desafío de la alfabetización digital sobre todo hoy, donde la educación formal en la sala de clases ha dado paso a un proceso formativo en un ambiente digital.

Descarga el Policy Brief acá.